FERTILIZANTE NATURAL CHAMAE, DEMOSTRANDO LA TEORÍA DE LA FERTILIZACIÓN NATURAL

El modelo de fertilización actual es correcto en términos productivos y económicos, pero es un modelo ineficiente en sostenibilidad. En el modelo de fertilización actual diseñado en los años 40 se diseñaron los fertilizantes en forma de sales disociativas que aportan los elementos minerales al suelo y se vuelven disponibles para la planta cuando se disocian en contacto con el agua.

Para poder recomendar una formulación de un fertilizante NPK, previamente hay que realizar un análisis del suelo que nos informe de los elementos minerales que hay disponibles en el suelo y en función del tipo de cultivo y la extracción que haga se va a recomendar una formulación de fertilizante NPK.

Para poder entender cómo funciona CHAMAE, primero tenemos que comprender como la planta asimila los elementos minerales que se aplican en el suelo en forma de sales. Por poner un ejemplo representativo:

  • Nitrógeno: La forma nitrogenada en la que el nitrógeno está disponible en el suelo para la planta es el nitrato. El nitrato primero tiene que pasar del exterior de la raíz al interior de la raíz. Una vez en el interior radicular, el nitrógeno ha de ser reducido a una forma amoniacal. Esta forma amoniacal es la forma nitrogenada asimilable para la planta, que junto con los esqueletos carbonados que provienen de la fotosíntesis va a producir aminoácidos y proteínas.

En los procesos de incorporación y asimilación de los elementos minerales que se le aportan en forma de sales disociativas, se produce un gran consumo de energía.

Además, el nitrato presente en el suelo hace que la planta necesite tomar mucha cantidad de agua para poder incorporarlo, esto hace que a planta tenga por un lado una gran demanda de agua y por otro que haya problemas en postcosecha, debido al alto porcentaje del fruto, dando como resultado un elevado porcentaje de mermas.

En la formulación de fertilizantes inorgánicos se empezaron a utilizar unas cantidades muy elevadas de N, K y P, y Na2 en menor cantidad, así como micronutrientes como Fe, Mg, Mn, Ca, B etc. en cantidades mucho menores, pero también elevadas. Este modelo buscaba convertir todos los nutrientes aplicados al suelo en materia seca de la planta, sin embargo, y según los libros de fisiología, de agricultura y según el MAGRAMA, los organismos vegetales están constituidos en términos de peso seco un 90% de la planta (estructura y frutos) por C, H2 y O2. El C lo toman del CO2 atmosférico, el H2 y el O2 del agua y del aire o como subproducto de la fotosíntesis, mientras que todos los nutrientes minerales aplicados a la planta mediante fertilizantes inorgánicos sólo se transforman en un 10% del peso en bruto de la planta, que es lo que se conoce como fracción mineral. Como resultado tenemos que, aplicamos cantidades ingentes de nutrientes para que se aproveche solo un 10%. Los valores de transformación y aprovechamiento son muy bajos, la baja biodisponibilidad de los nutrientes de este modelo hace necesario utilizar grandes cantidades con un bajo aprovechamiento en porcentaje neto. Es un modelo ineficiente, que funciona, pero tiene unas consecuencias y unos costes.

 

¿Por qué se fertiliza en exceso?

Para qué después de que ocurran procesos de lixiviación, perdidas gaseosas e inmovilizaciones queden elementos minerales disponibles para que las plantas puedan absorberlos.

Si el nitrógeno se aportara en una forma amoniacal (NH4+) que no sufre procesos de lixiviación y la planta requiere menor cantidad de agua para absorberlo, para la planta sería menos costoso energéticamente, pero hay muchas plantas y variedades a las que la nutrición amoniacal les resulta tóxica.

maiz 1

CHAMAE:

  • Es un fertilizante líquido elaborado a partir de tejidos vegetales seleccionados 100% natural
  • Apto para agricultura convencional y certificado para agricultura orgánica y ecológica según el CERES GmbH
  • Puede ser utilizado como insumo único o en combinación con otro tipo de insumo
  • Su mecanismo de acción es completamente diferente al de los fertilizantes convencionales

MECANISMO DE ACCIÓN:

  • Se maximiza la eficiencia de las unidades de fertilización
  • Tiene todos los Macro, micronutrientes, bioactivadores, protoenzimas, precursores de aminoácidos esenciales para el crecimiento de las plantas en un grado de biodisponibilidad máximo.
  • Incorporados en una matriz orgánica coloidal cuyo origen natural vegetal (nutrientes en forma orgánica) los hace más asimilables para la planta
  • La capacidad de asimilación es muy superior a la correspondiente a un fertilizante de origen mineral.

En el fertilizante natural CHAMAE, los elementos minerales, en vez de estar en forma de sales disociativas están presentes en una matriz coloidal, es decir, están en una forma orgánica, en una cantidad muy inferior a las cantidades que se aplican en forma de sales, pero en un grado de disponibilidad para la planta muy superior. Los elementos están más disponibles y son más fácilmente asimilables para la planta. La planta no invierte tanta energía en incorporar y asimilar los elementos minerales y le queda más energía disponible para destinar a otras rutas metabólicas.

El nitrógeno presente en el fertilizante natural CHAMAE al estar en una base orgánica en vez de en una forma nítrica, es más similar a una forma amoniacal, pero sin resultar tóxico para la planta (precursor aminoacidico) por lo que la planta necesita tomar menor cantidad de agua, se hace más eficiente en el uso del agua. Además, al tener menor porcentaje de agua debido a que el nitrógeno no está en forma nítrica el fruto tiene menor porcentaje de agua, estructura más en carbono y la postcosecha es mejor, el fruto no se pudre, se va deshidratando poco a poco y se reduce el número de mermas y devoluciones.

Cuando se reduce la energía que la planta tiene que invertir en incorporar y asimilar los elementos minerales, la energía disponible se invierte en:

 

Mayor crecimiento

  • Mayor superficie fotosintética
  • Mayor captación de CO2
  • Mayor Asimilación de CO2
  • Peso específico, mayor materia seca
  • Este mayor peso específico del fruto se da porque el fruto tiene más carne y una corteza más fina, debido al uso de nitrógeno en forma orgánica, produciéndose al final un incremento del rendimiento del zumo.
  • Aumento de la productividad en las cosechas

 

Desarrollo radicular

  • En cuanto al desarrollo radicular, se puede observar cómo sin ser un producto con hormonas específicas que favorezcan el enraizamiento, tanto plantas de colza como de girasol tienen un mayor desarrollo radicular cuando se aplica el fertilizante natural CHAMAE, que cuando se aplica un NPK.

 

Mayor Calibre

  • Las plantas fertilizadas con el fertilizante natural CHAMAE adquieren mayor calibre, ya que la poca cantidad de nitrógeno aplicada es destinado a desarrollar floración y fruto y no a hacer maya vegetal
maiz 4
maiz 5

Eficiencia en el uso del agua

  • En esta gráfica me voy a detener porque es muy importante explicarla bien. Se hizo un estudio en plantas de girasol en la que se estudió el potencial hídrico del suelo y de una turba en situación de riego normal y en condiciones de sequía, comparando una fertilización NPK con el fertilizante natural CHAMAE.
  • El potencial hídrico es la energía o fuerza que tiene que hacer la planta para poder tomar agua del suelo.
  • En suelos bien regados el potencial hídrico es cercano a 0 y la planta invierte poca energía en tomar agua del suelo, mientras que, en condiciones de sequía, el potencial hídrico se vuelve más negativo, y la planta tiene que invertir más energía para tomar agua del suelo.
  • Si atendemos a la gráfica, podemos ver como en situaciones de riego, tanto en suelo como en turba, ambas fertilizaciones se comportan similar, la planta tiene un potencial hídrico cercano a cero y a la planta no le cuesta energía tomar agua del suelo. Pero, cuando hay una situación de sequía, las plantas fertilizadas con un NPK tienen un potencial hídrico muy negativo en el que la planta tiene que gastar mucha energía en tomar agua del suelo, mientras que las plantas fertilizadas con el fertilizante natural CHAMAE tiene un potencial hídrico cercano a 0 e invierten menor energía en tomar agua del suelo.
  • Esto se debe a que el nitrato presente en el suelo hace que la planta necesite tomar mucha cantidad de agua para poder incorporarlo, mientras que el fertilizante natural CHAMAE al tener el nitrógeno en una base orgánica en vez de en una forma nítrica, la planta necesita tomar menor cantidad de agua y se hace más eficiente en el uso del agua.

Activar Metabolismo 2º

  • Al reducirse la energía empleada en el metabolismo primario en el que se incorporan y asimilan los elementos minerales, las plantas tienen mayor energía disponible para invertir en el metabolismo secundario, obteniéndose:
  • Mejorar las características organolépticas
  • Al reducirse la energía
  • Color, olor, sabor
  • Vitamina C
  • Antocianinas
  • Antioxidantes

Mejora el sistema inmunitario

  • Disminución de fitosanitarios
  • Pero no porque CHAMAE sea un producto específico para alguna plaga en concreto, si no, porque con CHAMAE, la planta tiene más energía disponible para reforzar su sistema inmunitario propio, que no ocurre cuando aplicamos un NPK. Las plantas incrementan la síntesis de alcaloides y antioxidantes reforzando sus defensas naturales.

Postcosecha

  • En términos de postcosecha, el fertilizante natural CHAMAE potencia un incremento en la materia seca del fruto lo que hace que incremente su durabilidad. El fruto no se pudre, sino que se va deshidratando progresivamente incrementando su durabilidad. Esto es debido a la forma nitrogenada en la que está el nitrógeno en CHAMAE, al no estar presente en una forma nítrica el fruto tiene menor contenido de agua, tiene más materia seca e incrementa la durabilidad.
maiz 12

Mejoras en la agricultura

  • Mayor rendimiento productivo de las cosechas, reduciendo costes y plazos de cosecha
  • Mejor estructura de los tejidos vegetales, mayor enraizamiento
  • Mejores propiedades organolépticas de los frutos, cosechas de mayor calidad
  • Grado de madurez más uniforme
  • Mayor resistencia a plagas e inclemencias, reducción de fitosanitarios y herbicidas
  • Reduce la toxicidad en suelos, disminuye la salinidad al no aplicar sales diasociativas
  • Reduce la contaminación de aguas subterráneas: Puede aplicarse en zonas vulnerables
maiz 3